Mi querido Universo

Definitivamente, hay que fluir con “el Universo” y “aceptar” que “É LO QUE HAY”.

Me hago mil propósitos para poder organizarme y “sacar tiempo para mí” pero entre la peque y mi tipo de curro (que no es precisamente ni estable ni predecible) parece que “siempre pasa algo”!!!!!!!!!!

Véase el ejemplo al comenzar este blog. Un par de post rápidos y ahora hace ya  más de 10 días que no puedo sentarme tranquila a escribir!!! (ni a ná).

Lo mismo me pasa con los otros “retos” que intento ponerme. En este año me estoy planteando casi obsesivamente un reto nuevo cada semana y apenas duro un par de días cumpliéndolo… por lo mismo… “siempre pasa algo”!!!!!!

Motherfuckpffff

Al próximo que me diga “todo es cuestión de organizarte querida“, le pego un puñetazo… va en serio.

Y al próximo que me suelte el consabido “si quieres, puedes”, le pego dos.

Que sí, que ya me sé todas las frasecitas, todas las grandes máximas proclamadas por los sabios universales, que me sé todas las teorías…

Ayer leí: “Si quieres, encontrarás la manera… Si no, encontrarás excusas”.

Motherfuckpffff

Mi querido Universo, si me envías estas frasecitas “para despertar mi psique” también podrías tener a bien (valga la redundancia) echarme una manita y ayudar a que las cosas fluyan un pelín… Vamos, lo que viene a ser… dejar de joderme un ratillo… o qué?

¿Que son procesos y experiencias para revitalizar mi energía, aprender, procesar y transmutar?

mmm…. estooo… que ya lo he pillao. Pero que no te preocupes tanto por mí y que… ya me apaño si eso, gracias.

Que hay unas 7.297.853.867 personas en el mundo (dato a 1 junio de 2015, que lo he buscao)… y ya te digo que hay mucha gente que te necesita más que yo… y varios de ellos a los que estaría bien que jodieras un pelín (a ver si espabilan y transmutan).

Nota. Hay una persona en concreto que últimamente veo que necesita especialmente de tu influencia “benéfica”. Que la veo pelín amargada y resentida y empiezo a pensar que realmente es pelín malvada. (mira que yo suelo pecar de pensar que todo el mundo es bueno, lo prometo… pero esta tipa está empezando a hacerme replantear mis esquemas filantrópicos la verdad).

Si eso te paso sus datos y le haces una visita.

Gracias!

Anuncios

¡Entrégate!

Metida en tu círculo no ves más que tu propio culo bonita. Como un perro que persigue su cola una y otra vez.

Te olvidas de lo bonito que hay en el mundo, de lo que realmente hay a tu alrededor, de proyectos preciosos en los que la gente participa cuando se olvidan de sí mismos y piensan en lo que de verdad importa: en los demás.

Y pensar en los demás no se contradice con “anteponer” sus necesidades a las tuyas. Cuidar de ti misma y de los demás no es antagónico sino complementario.

Muchos dicen que hay que empezar por uno mismo para poder ayudar a los demás. Es cierto.

Pero hay veces en las que, precisamente, es a través de los ojos de los demás, de sus caritas de agradecimiento, de sus miradas de admiración y entrega, de sus sonrisas brillantes, de su sincera alegría y tremendo entusiasmo, como encontramos la oportunidad de ayudarnos a nosotros mismos.

Porque hay veces en las que, precisamente, es a través de esos actos de entrega como descubrimos, de repente, que no hay necesidad de “ser perfectos”, que no hay necesidad de ser “más de lo que ya somos”, que no hay necesidad de tener “más de lo que ya tenemos”… que sólo con SER y ESTAR AHÍ para alguien… es “más que suficiente”.

Tontamente he encontrado este vídeo de uno de los programas que apoya the Jason Mraz Foundation. Y (afortunadamente) me ha hecho pensar en esto. (Sirva como ejemplo y reconocimiento a la multitud de personas y organizaciones que se entregan al prójimo, de la manera que sea).

Los ciudadanos de “a pie” a veces que pensamos que no podemos participar en estas cosas, porque no tenemos tiempo, porque no tenemos ciertas “virtudes que harían falta”, porque no tenemos dinero, porque no sabemos cómo…

Ser filantrópico (de verdad) requiere esfuerzo y sacrificio así que alejando las excusas de nosotros, está claro que si queremos, podemos, de alguna manera.

Pero también es cierto que no hace falta hacer “grandes cosas” como estas.

De hecho, antes de lanzarnos a la filantropía debemos observar a nuestro alrededor y analizar si nos estamos entregando con el corazón (no con la mente) a los que tenemos más cerca…

Comienza con tu “microcosmos” y continúa con el “macrocosmos”.

Hoy me apetece especialmente que llegue mi pequeña del Cole. Y hoy voy a tratar de relegar todos mis “tengos” para disfrutar especialmente de sus juegos y sonrisas.

¡Hola mundo!

Hola mi pequeño “gran” mundo,

No estoy segura realmente de si la opción de volver a tener un blog (sí, ya fui bloguera “años ha”) es la correcta o no en estas circunstancias de mi vida en las que tiempo realmente… !no me sobra! y, sobretodo, dado que mi fase de introspección ya está siendo casi preocupante (lo que me falta son más ratos para “aislarme”). En fin.

Lo que debería hacer (está claro) es dejar de analizar el mundo y especialmente de analizarme a mí misma de una vez (sí, os aviso que eso del psicoanálisis “me va”) pero… como en el fondo me gusta lo de flagelarme, aquí estoy. Años después de mi anterior blog, vuelvo a las andadas.

Ya que últimamente siento que ando y pienso en círculos… vuelvo a los comienzos.

Hace años me vino bien tener mi pequeño rincón para “aislarme” del mundo; lo cual es en sí mismo, dada la condición pública de los blogs, una de mis muchas contradicciones (no hace falta que me lo digáis). Pero es cierto que poner por escrito mis pensamientos y obsesiones a mí al menos me ayuda a identificar mis … digamos… desequilibrios mentales (que tengo muchos) y, como mínimo, a restarles valor, tomármelos con humor y escupirlos en la pantalla para que no se atraganten en mi amígdala.Y eso, para mi salud (y la de los de mi alrededor), es fundamental.

Hoy de momento me voy a dormir… que con empezar a investigar esto del “wordpress” ya es suficiente por hoy.

¡Buenas noches!